Que no te pese

Que no te pese

Vas por la calle con tu precioso bolso de ese tejido denso y rígido, adornado con hebillas, remaches, con entretelas, una base bien dura y gruesa. Bonito, bonito… A los cinco minutos te lo cambias de hombro. Cinco minutos más tarde lo pasas al otro hombro, y...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies